Algunas cosas que un padre no debe hacer

Última actualización en Lunes, 17 Noviembre 2014 Publicado el Jueves, 02 Octubre 2014

Es muy normal que recibas consejos de tus padres, de expertos y de médicos sobre todo lo que tienes que hacer para que tu bebé esté sano, feliz y se desarrolle perfectamente. Sin embargo, casi nadie te dice lo que NO debes hacer. Por este motivo, aquí te traemos una serie de puntos importantes con algunas cosas que debes evitar en la crianza de tus hijos.

 

Forzarlos a hacer ejercicio

Claro que debes fomentar el hábito de hacer ejercicio en tus hijos, pero lo que NO debes hacer, es obligarlos a que realicen estas actividades. La peor estrategia es hacerlo sonar como algo pesado y forzoso. Pensándolo bien, este consejo puede aplicar a un montón de cosas más… pero para este caso, específicamente debes encontrar la manera en que sea algo divertido.

¿Cómo le haces para que tus hijos no sientan que los estás obligando a hacer ejercicio? Una cosa muy simple es que salgas a jugar con ellos al parque, en lugar de inscribirlos a una actividad deportiva que a ellos no les gusta (si les gusta, ¡genial!).

Así que, en lugar de decirles: “¡Tienes que hacer ejercicio!”, salte a jugar con ellos y hazlo divertido. Inventen sus propias reglas a partir de los juegos que ya existen, bailen para festejar los goles o anotaciones. Revive los juegos de tu infancia como “las escondidas” o “las traes”. Invita a todos los niños vecinos a juntarse a jugar en tu jardín.

En caso de que no tengas mucho espacio para hacer deporte, juega videojuegos en movimientos (como el Wii o Kinect). Concéntrate en los juegos de baile y de deportes. ¡Haz competencias y felicita a tus hijos cuando te ganen!

No te límites, ni te cierres, hay un sinfín de posibilidades que pueden crear. ¡Invéntate cualquier cosa que ayude a tus hijos a estar en movimiento de manera divertida!

 

El uso de celulares, tabletas y computadoras

¿Recuerdas cómo pasabas tu tiempo libre cuando eras niña o niño? Tal vez ya tenías computadora, pero seguramente no la usabas todo el día. Sabemos que los tiempos han cambiado y que los aparatos tecnológicos son parte de nuestros días. Ahora, incluso los niños nos salen con preguntas como: “¿Cómo le hacían para no aburrirse sin las computadoras y sin los celulares?”.

A pesar de que los nuevos dispositivos tienen muchísimas ventajas para la comunicación, el trabajo y hasta el entretenimiento, la verdad es que estos no son la mejor herramienta para que los niños aprendan y desarrollen habilidades intelectuales, y mucho menos sociales.

Actualmente, muchos expertos se inclinan por que los niños no pasen mucho tiempo frente a las pantallas. Sabemos que es imposible que no estén en contacto con los aparatos, y está bien que se familiaricen con ellos, pues son parte de nuestro mundo actual. Sin embargo, esto no significa que debas dejar a tus hijos pasar horas frente a la computadora, el celular, la tableta o a la televisión.

Piénsalo así: el tiempo que pasa tu hijo frente a la pantalla es tiempo que pudo haber utilizado para salir al aire libre, correr, jugar, leer, o convivir con sus hermanos y sus amigos. Es tiempo que podría ser destinado a incrementar sus habilidades, a fomentar su creatividad y a fortalecer los lazos sociales con las personas que lo rodean.

Otro problema igual de importante es que cuando tu hijo pasa tanto tiempo frente a una pantalla, no puedes controlar todo lo que ve (aunque creas que sí), y tampoco aprende a hacer las cosas sin tecnología. Es decir, tu hijo no tendrá la oportunidad de aprender a entretenerse a si mismo, no sabrá cómo divertirse, ni cómo comportarse en un ambiente social, si no está “conectado” con alguien a través de una pantalla.

Entonces, ¿qué SÍ debes hacer? Pasar tiempo en familia sin tecnología. Establece unas horas al día en que nadie (ni tú), pueda estar conectado a ningún dispositivo. Hagan cosas creativas en ese tiempo, deja que cada quien elija alguna actividad. También establece que las horas de la comida sean libres de celular, televisión, tableta o cualquier otra distracción tecnológica. De esta manera, tu hijo entenderá que la hora de la comida, también tiene un sentido de socialización y de estrechar lazos familiares.

Recuerda que los aparatos tecnológicos son para facilitarnos la vida, pero no deben intervenir en nuestras relaciones con otras personas. Fomenta en tu hogar una convivencia diferente, sin tener que recurrir a estos aparatos de manera constante.

 

Esconder las golosinas

Así es, debes controlar las golosinas que comen tus hijos, pero lo que no debes hacer es esconderlas. ¿Por qué? Porque se vuelve un reto encontrar las golosinas y tus hijos querrán superarlo. Y una vez que las encuentren, ya no podrás tener ningún control sobre la cantidad de dulces que comen.

Lo que estás haciendo cuando escondes los dulces es catalogar a los dulces como “malos” y comerlos como una “mala acción”. Lo que no sabes es que también estás incitando a que encuentren los dulces y hagan esa “mala acción” sin tu permiso. Es decir, los estás enseñando a esconderte cosas a ti también.

¿Qué es lo que SÍ debes hacer? Debes ponerlos en un lugar donde puedan encontrarlos ellos, pero siempre controlando tú su consumo. También puedes asegurarte de tener golosinas sanas, por ejemplo: puedes hacer frutas bañadas en chocolate, manzanas con mantequilla de cacahuate, yogurt natural con mermelada y todo lo que se te ocurra.

Recuerda que debes formar en tus hijos la capacidad de tomar decisiones acertadas para el cuidado de si mismos, ¡es un hábito que les servirá para toda la vida!

Fuente: http://www.labebeteca.com

Si deseas enviarnos artículos, ingresa aquí.

Visitas: 135