La televisión: ¿enemiga o aliada?

Creado en Lunes, 25 Agosto 2014 Publicado el Lunes, 25 Agosto 2014 Escrito por admin

La televisión es un medio tecnológico de una gran importancia en las vida de las personas, porque proporciona información, deportes y entretenimiento entre otras cosas. Sin embargo, puede ser la causa principal en el fracaso escolar de muchos estudiantes. Veamos algunos hechos.

En todas las encuestas aplicadas a los chicos se concluye que la mayoría de los niños ven demasiada televisión con programas adecuados a su edad y para adultos.

En investigaciones realizadas sobre el tema, se dice que cuando se ve la tele en exceso y sin control puede producir una dependencia, llamada teleadicción, con fatiga mental, especialmente en los pequeños.

Muchas familias hacen las comidas principales frente al televisor, para aprovechar el tiempo, recibiendo información o disfrutando de un programa de entretenimiento. Pero junto a esto, también dificulta la comunicación entre las personas y ordinariamente todos los miembros de la familia permanecen en silencio.

En muchas ocasiones, la televisión es el medio de llenar el tiempo libre y allí los televidentes ven películas, tertulias de carácter político, partidos de fútbol, de tenis y otros programas divertidos. Esto favorece formas de vida sedentaria que perjudica la salud.

En cuanto a los niños, un uso abusivo les lleva a perder los hábitos de lectura y a la pérdida de hábitos de lectura, a aumentar las faltas de ortografía, a hacer poco deporte y a carecer de aficiones. Como la televisión les quita mucho tiempo, terminan cayendo en el fracaso escolar.

La televisión también les afecta a la formación de la personalidad y a la pérdida de hábitos. Viendo la tele se cae en la pasividad y la comodidad y se incapacita para el necesario esfuerzo que exige el estudio.

Después de dos o tres horas viendo la televisión es difícil ponerse a estudiar y pasar de una postura pasiva en la que todo lo recibe a otra situación en la que estudiante lo tiene que hacer todo para comprender libros, analizar las ideas, relacionarlas, expresarlas y recordarlas.

Por fin, podemos decir que en el cuarto de estudio nunca puede estar la tele encendida porque el chico no puede ver y entender a la vez la pantalla y el libro.

¿Con todo lo anterior se llega a la conclusión de que la tele es nefasta? No, sino que es positiva con un uso adecuado, pero cuando re relaciona con el estudio las consecuencias nunca son positivas.

Autor: Arturo Ramo García
www.aplicaciones.info

Si deseas enviarnos artículos, ingresa aquí.

Visitas: 353